“Es una lastima ver como entre los mismos vecinos, porque todos vivamos donde vivamos somos vecinos, se destruyen entre ellos. Para mí los que viven acá no tienen una base sólida para venir a tratarnos, a nosotros que estamos postulando a este proyecto, de delincuentes, de que vamos a venir a desvalorizar las propiedades“.

La discusión subió de tono cuando las señoras no quisieron reconocer el trato de drogadictos a los postulantes, que fue una de las tantas mierdas que tuvimos que escuchar.  Susan siguió “hay estudios que aclaran que la mayor tasa de drogadicción está en la clase media alta porque tienen mayores recursos, por eso se supone que nosotros los pobres consumimos pasta base”.

Ahí siguió firme y sin tambalear.  ¿Acaso tengo cara de delincuente? ¿Acaso yo no voy a pagar?

Acá el vídeo: